TAP TO CALL

CONSULTA GRATIS

844-444-2754

DISPONIBLE LAS 24 HORAS, TODOS LOS DÍAS

Haga clic para chatear En línea ahora

CONSULTA GRATIS
DISPONIBLE LAS 24 HORAS,
TODOS LOS DÍAS

ABOGADO ESPECIALIZADO EN ACCIDENTES DE AUTOBÚS

NO PAGA

HONORARIOS A MENOS QUE GANEMOS

TASA DE

ÉXITO DEL 99%

50 AÑOS DE

EXPERIENCIA COMBINADA

ACUERDOS RECIENTES

$1,100,000

WRONGFUL DEATH

$975,000

AUTO ACCIDENT

$1,250,000

AUTO VS. MOTORCYCLE

$1,500,000

PREMISES LIABILITY

$500,000

SLIP & FALL

$1,000,000

PREMISE LIABILITY

$375,000

SLIP & FALL

$1,500,000

AUTO ACCIDENT

$600,000

AUTO ACCIDENT

$1,250,000

AUTO ACCIDENT

$250,000

TRIP AND FALL

ABOGADO ESPECIALIZADO EN ACCIDENTES DE AUTOBÚS

Los autobuses son la mejor forma de viajar en vehículo compartido en Los Ángeles, y más de 800,000 personas utilizan este medio de transporte cada día de semana. Viajar en autobús preserva recursos valiosos y evita que haya más vehículos en nuestras calles, que ya están superpobladas. Es un buen sistema, hasta que algo sale mal.

 Con tanto tránsito en las calles de Los Ángeles y tanta gente apurada por llegar a su destino, se producen accidentes. La gente acelera, avanza a toda velocidad frente a los autobuses, envía mensajes de texto y lleva a cabo muchas otras actividades que hacen que conducir sea más peligroso para todos.

 Si sufre un accidente con un autobús, o si se ve involucrado en uno como pasajero, los efectos pueden ser devastadores o incluso mortales.

HISTORIAS DE CLIENTES

video
video
video

“Acabo de resolver mi caso con CPLG, ¡y no podría estar más satisfecho con los servicios que recibí! ¡Realmente sentí que me cuidaron aquí! ¡Sahm Manouchehri y su personal están bien equipados, son profesionales y sin duda conforman el mejor equipo! Gracias por todo, definitivamente les recomendaré esta empresa a amigos y familiares”.

- Shannon H.

Hola, solo quiero compartir mi experiencia con CPLG. Mi esposo y yo tuvimos un accidente automovilístico a raíz del cual sufrimos lesiones, y nos sentíamos confundidos y preocupados. Nuestro automóvil quedó destrozado, y no sabíamos por dónde comenzar. Nos pusimos en contacto con CPLG, y el abogado Sam Tabibian, con quien hablamos, fue muy minucioso y tranquilizador. Estamos muy contentos de haberles confiado nuestro caso. Recomendamos francamente al equipo de CPLG, ¡gracias por todo!

- Cinthia Cardenas

CONOZCA A SU EQUIPO DE ABOGADOS

En Century Park Law Group, todo lo que hacemos se centra en obtener el mejor resultado posible para cada cliente que atendemos. Con métodos que van desde la investigación exhaustiva de accidentes con lesiones hasta aprovechar al máximo la tecnología disponible para agilizar los reclamos de nuestros clientes, hemos creado nuestro estudio jurídico especializado en lesiones personales en el estado de California para brindar servicios y resultados superiores a los clientes en todo el sur del estado.

2017 10 Best Attorney Client Satisfaction
Super Lawyer Rising Star Sam Tabibian
Super Lawyers Sahm Manouchehri
Super Lawyers
Avvo Rating 10
Lawyers Of Distinction
Top 40 Settlementsin California
Consumer Attorneys Association of Los Angeles
Best of the Best Top 10 Personal Injury Attorney


POR QUÉ LOS ACCIDENTES DE AUTOBÚS SON TAN PELIGROSOS

Los autobuses tienden a sufrir menos accidentes que los automóviles; sin embargo, cuando esto sucede, las consecuencias suelen ser graves. Los siguientes son algunos factores que contribuyen a que el peligro sea mayor:

El tamaño. Los autobuses tienen un tamaño y un peso considerablemente mayor más que los automóviles de turismo. Cuando los automóviles chocan con los autobuses, absorben la mayor parte del impacto. Esas son buenas noticias para los pasajeros del autobús, pero malas noticias para los conductores y pasajeros de los automóviles.

El impulso. Cuando un autobús se mueve a gran velocidad, su mayor peso aumenta su impulso. En un choque, esta energía que lo impulsa hacia adelante se transfiere a todo aquello que se interponga en su camino. El impulso del automóvil puede causar lesiones graves o la muerte a los automovilistas, motociclistas, ciclistas y peatones que se cruzan por su camino.

La cantidad de personas involucradas. Por lo general, los accidentes automovilísticos implican a unas pocas personas, debido a las limitaciones de capacidad de estos vehículos. Los accidentes de autobús pueden involucrar a veinte personas o más.

Los autobuses absorben la menor parte del impacto en choques con automóviles de pasajeros, pero existen otros factores que determinan la gravedad de los accidentes de autobús:

La velocidad. Los efectos del accidente pueden ser más graves para el conductor del autobús y los pasajeros según la velocidad a la que estuvieran conduciendo todos los vehículos implicados.

Qué otros elementos participan del accidente El choque de un autobús con un camión de gran tamaño o con otro autobús, automóviles aparcados, edificios u otros objetos fijos puede causar lesiones muy graves o la muerte a todos los involucrados.

No usar cinturones de seguridad. Con frecuencia, los pasajeros aumentan su riesgo de sufrir lesiones en un accidente de autobús al no cumplir con las leyes que les obligan a abrocharse el cinturón. Si no están sujetados de manera adecuada y ocurre un accidente en el que se produce un vuelco, los pasajeros pueden ser expulsados del vehículo o chocar contra el interior del autobús, lo que puede provocar lesiones graves o incluso la muerte.

Los impactos laterales. Los autobuses están mejor preparados para resistir los impactos frontales, pero tienen muy poca protección para los pasajeros contra choques laterales.

LESIONES POR ACCIDENTE DE AUTOBÚS Layer 1

Debido al tamaño de los autobuses y la cantidad de personas involucradas, las lesiones por accidentes de autobús pueden ser graves. Las lesiones comunes por accidentes de autobús incluyen, entre otras:

  • Fracturas o dislocaciones de huesos. El tratamiento puede incluir férulas, aparatos ortopédicos, yeso, tracción, o barras o placas de metal implantadas mediante cirugía.
  • Heridas. Los cortes pequeños pueden curarse con vendajes. En el caso de las heridas profundas, puede ser necesario colocar puntos de sutura para cerrarlas adecuadamente.
  • Quemaduras. Las quemaduras de primer grado, según su gravedad, pueden tratarse en casa con agua fría y vendajes. Las quemaduras de segundo y tercer grado debe tratarlas un profesional médico.
  • Lesiones de espalda. Las lesiones de espalda pueden incluir hernias de disco. Estas afecciones pueden ser muy dolorosas, y es posible que se necesite cirugía, o terapias o medicamentos para controlar el dolor.
  • Lesiones en el cuello. El tratamiento puede incluir reposo, hielo, fisioterapia, analgésicos y el uso de un collarín cervical.
  • Traumatismo cervical. El tratamiento puede incluir fisioterapia, atención quiropráctica, medicamentos recetados o, a veces, inyecciones.
  • Traumatismo de la médula espinal. Desafortunadamente, hoy en día no se conocen formas de revertir esta lesión. Con frecuencia, los médicos la tratan con cirugía, tracción, medicamentos esteroides o tratamientos experimentales.
  • Sangrado interno o traumatismos en los órganos internos. El tratamiento incluye infusiones intravenosas de vitamina K, plaquetas, plasma fresco congelado y sangre. En la actualidad, los médicos experimentan con la coagulación inducida a través de medicamentos.
  • Amputación. El éxito de una reimplantación depende de la parte del cuerpo que se amputó, el estado de esta, el tiempo entre la amputación y el intento de reimplantación y la salud general de la persona.
  • Conmoción cerebral o lesión cerebral traumática. Todas las lesiones cerebrales son graves. Debido a que aún se desconoce mucho sobre el cerebro y su funcionamiento, los médicos siguen un método de “no hacer daño”, según el cual tratan los problemas externos evidentes y esperan que el cerebro se cure por sí mismo. Los siguientes son algunos procedimientos quirúrgicos que pueden usarse para minimizar el daño secundario al tejido cerebral:
    • Eliminación de coágulos de sangre. El sangrado dentro o fuera del cerebro puede ocasionar coágulos sanguíneos que ejercen presión sobre el cerebro y causan daño tisular.
    • Reparación de fractura de cráneo. Es posible que los cirujanos deban reparar fracturas graves en el cráneo o retirar fragmentos del cráneo del cerebro.
    • Cirugía para detener una hemorragia en el cerebro. Si una hemorragia en el cerebro no se detiene sola, puede ser necesario recurrir a la cirugía.
    • Abrir un orificio en el cráneo. Si hay un exceso de presión en el cráneo, un método para solucionarlo consiste en abrir un orificio en el cráneo para que el tejido inflamado tenga más espacio.
  • Discapacidad permanente. Muchas veces, es imposible recuperarse por completo de una lesión grave. La víctima sentirá los efectos de las lesiones permanentes durante el resto de su vida. Si la lesión permanente es lo suficientemente grave, la víctima puede quedar discapacitada de por vida.
  • Homicidio culposo. Si una víctima pierde la vida por culpa de otra persona, la familia de la víctima puede tener derecho a recibir una indemnización al presentar una demanda por homicidio culposo.

CAUSAS DE LOS ACCIDENTES DE AUTOBÚS Layer 1

Por lo general, los accidentes de autobús tienen más de una causa. Varios factores menores que coinciden en un mismo momento pueden hacer que una situación normalmente segura se vuelva peligrosa. Entre los factores comunes que pueden contribuir a los accidentes de autobús, se encuentran los siguientes:

  • Fatiga del conductor. Cuando los conductores de autobuses o automóviles no descansan lo suficiente antes de iniciar un viaje, se ponen a sí mismos y a los demás en peligro. Estudios recientes muestran que conducir con cansancio puede ser incluso peor que conducir en estado de ebriedad, porque a diferencia de los conductores ebrios, los conductores que se duermen al volante ni siquiera pueden intentar esquivar los accidentes.
  • Conducir con distracción. Enviar mensajes de texto mientras se conduce es una de las principales distracciones que contribuyen a los accidentes, y hacerlo está estrictamente prohibido. La mayoría de los conductores no se dan cuenta de que al leer un mensaje de texto mientras se conduce a 55 m. p. h, se quita la vista del camino durante alrededor de 5 segundos a la vez que se recorre la longitud de un campo de fútbol sin mirar hacia adelante. Otras distracciones incluyen el uso de un sistema de navegación, hablar por teléfono y comer mientras se conduce.
  • Clima. Un aumento del resplandor, la niebla o la falta de luz pueden afectar la visibilidad. La lluvia también puede hacer que las calles estén resbaladizas, lo que aumenta las posibilidades de que los conductores pierdan el control de sus vehículos.
  • Ángulos muertos, obstrucciones o caminos mal diseñados. Los factores externos, combinados con falta de atención o velocidad excesiva, pueden ser muy peligrosos.
  • Fallas mecánicas. Ya sea por la falta de mantenimiento adecuado del vehículo o simplemente por mala suerte, es posible que el conductor pierda el control del vehículo cuando algunas de sus funciones esenciales presenten fallas.
  • Violación de las normas de tránsito. El exceso de velocidad, no respetar las señales de tránsito y no respetar el derecho de paso pueden contribuir a que uno sea culpable de un accidente de autobús.
  • Conducir en estado de ebriedad o sin pleno uso de las facultades. Ya sea por parte del conductor del autobús o de otro conductor, conducir en estado de ebriedad y sin pleno uso de las facultades pone en riesgo a todos en la calle.
  • Giros a la izquierda. Siempre se debe tener especial precaución al girar a la izquierda. En combinación con visibilidad reducida, alta velocidad u otros factores, los giros a la izquierda pueden ser traicioneros.
  • Impaciencia. Si bien los conductores de autobuses suelen cumplir con las normas de tránsito, con frecuencia, otros conductores tienen prisa. Los conductores de automóviles pasan los autobuses a gran velocidad, se acercan demasiado a la parte delantera de los autobuses y conducen de modo peligroso en una carrera para adelantarse al autobús.

En los Estados Unidos, los autobuses de transporte público son los que se ven involucrados con mayor frecuencia en choques, y, desde 2002, miles de conductores, pasajeros, peatones y ocupantes de otros vehículos resultan heridos o pierden la vida. Los accidentes de autobuses turísticos son menos comunes que los accidentes de autobuses de transporte público, pero los resultados son mortales. Debido a que los autobuses turísticos suelen viajar a alta velocidad, los accidentes que los involucran tienen una tasa de lesiones graves o mortales más alta de lo normal.

De acuerdo con la Administración Nacional de Seguridad del Tránsito en Carreteras (National Highway Traffic Safety Administration, NHTSA), los autobuses escolares, por el contrario, son una de las formas de transporte más seguras. Si bien mueren alrededor de 134 personas cada año en accidentes relacionados con autobuses escolares, la gran mayoría son conductores o pasajeros de otros vehículos. El 21% de las muertes involucraron a peatones, ciclistas y otras personas fuera del autobús, y solo el 8% de las muertes ocurrieron dentro del autobús.

OBTENGA LA AYUDA EXPERTA QUE NECESITA Layer 1

Si se lesionó o perdió a un ser querido en un accidente de autobús, es una buena idea consultar a un abogado especializado en accidentes de autobús. Los accidentes de autobús tienen consideraciones únicas que otros tipos de accidentes no tienen. Un abogado con experiencia en lesiones debidas a accidentes de autobús sabrá cómo presentar el caso más sólido para que usted obtenga la indemnización que necesita a fin de recuperarse mejor de sus lesiones o de cubrir gastos futuros.

 Llámenos hoy al (844) 444-2754 y benefíciese de nuestros más de 50 años de experiencia y nuestra tasa de éxito del 99%. ¡No pague a menos que gane!

HAGA UNA CONSULTA GRATUITA SOBRE SU CASO

 | 100% gratis

 | Sin obligación de contratar

 | 100% Confidencial

FAQ

¿En qué horario está disponible?

Nos enorgullecemos del nivel de servicio que brindamos a cada cliente. Cuando elige a CPLG para que maneje su caso, trabajará directamente con sus abogados en todo momento. Nuestros abogados adoptan un enfoque muy práctico en cada caso que aceptamos. Respondemos sus preguntas personalmente y hacemos todo lo posible para estar disponibles cuando llame. Si no podemos hablar con usted de inmediato, nos esforzamos para hacer un seguimiento el mismo día. También sabemos que es difícil hablar durante ciertas horas del día; por eso, estamos disponibles por correo electrónico o mensaje de texto en todo momento.

¿Las consultas son realmente gratuitas?

Los accidentes con lesiones graves no siempre ocurren durante las horas habituales de trabajo. Puede hablar con alguien las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para que pueda conectarlo de inmediato con un abogado si es necesario. Ofrecemos una consulta gratuita para que haga las preguntas que necesite sin compromiso. Puede comunicarse con nosotros por teléfono al (844) 444-2754 o por correo electrónico y recibir una respuesta al siguiente día hábil.

¿Qué pasa si no gano mi caso?

Entendemos lo abrumador que puede ser enfrentar la incertidumbre que nuestros clientes sienten con frecuencia a raíz de un accidente grave. Estaremos a su disposición en cada paso del proceso trabajando para que reciba la atención médica y el apoyo económico que necesita a corto y largo plazo.